Español English

Nuevo fiasco en el aeropuerto de Castellón

0

Nuevo capítulo en el culebrón del aeropuerto castellonense. El fondo inversor hispano-libio que, según el presidente Aerocas y expresidente de la Diputación provincial Carlos Fabra, habría presentado a primeros de año una oferta de compra de 200 millones de euros por el polémico aeródromo es en realidad un periodista libio sin recursos conocidos que formuló la propuesta actuando como intermediario de unos inversores privados inexistentes.

Fabra, máximo responsable y principal impulsor de la infraestructura, anunció por todo lo alto el 9 de enero que, unos días antes, Aerocas –participada en un 98% por la Generalitat Valenciana y en un 0,15% por la Diputación de Castellón- había recibido una oferta de adquisición por valor de 200 millones de euros por parte de un misterioso fondo inversor privado que permitiría poner fin a la sucesión de gastos que ha supuesto esta infraestructura para el bolsillo de los valencianos.

En declaraciones posteriores, Fabra ha precisado que dicho proyecto contemplaría una ambiciosa reforma del aeródromo para transformar su actual configuración para el transporte de pasajeros en una gran plataforma de mercancías, lo que implicaría, entre otros cambios, la ampliación de la pista de aterrizaje. El dirigente del Partido Popular incluso ha llegado a afirmar que la venta al fondo es inminente y que servirá para generar 1.400 puestos de trabajo. Según Fabra, el objetivo de los potenciales compradores es comenzar a operar este mismo verano.

Fuentes de Trípoli conocedoras de la operación aseguran que no hay ningún fondo de inversores detrás de la oferta de compra, sino que el autor de la propuesta sería un modesto profesional de la información de nacionalidad libia que se puso en contacto con los gestores del aeródromo para mostrarles su interés, esperando encontrar después inversores privados que aportaran capital para sostener su proyecto. En estos momentos, el periodista en cuestión no contaría con ningún socio capaz de afrontar el desembolso al que teóricamente se habría comprometido con Fabra.

Escribir un comentario